Cocinando con Encarni

Switch to desktop Register Login

Lomo de cerdo curado

Lomo de cerdo curado Lomo de cerdo curado
Lomo de cerdo curado.
Esta manera de curar el lomo procede de tiempo inmemorial en mi familia, que durante generaciones la hemos hecho en casa y que como tantas otras recetas, ha ido pasando de madres a hijas.
El resultado es un embutido de máxima calidad, naturalmente dependiendo del tipo de lomo que empleemos. Se puede hacer con carne blanca o con ibérico, aunque obviamente el resultado será muy diferente.
Obtendremos después de todo el proceso un lomo de sabor extraordinario y muy sano, ya que no lleva azúcares, conservantes, saborizantes ni colorantes.
 

Ingredientes:

1,200-1,500 kg de cinta de lomo en un trozo
2 kg de sal gruesa
2 1/2 c/s de pimentón de la Vera dulce
100 ml de vino blanco tipo Montilla
60 ml aceite de oliva virgen extra
1 c/p pimienta de molinillo
3 dientes de ajo
1 c/s de orégano
1 c/s de tomillo
1 c/s de romero
 

Elaboración:

Lo primero que hacemos es limpiar el lomo de la grasa externa que pueda tener, tambien se lo podemos pedir a nuestro carnicero que lo limpie y de paso le ponga una malla.
En un recipiente con tapa que entre bien la pieza de lomo ponemos una base de sal y colocamos encima el lomo, cubriéndolo totalmente. Presionamos con las manos humedecidas con agua.
Tapamos y dejamos en un sitio fresco 18 horas.
Pasado este tiempo, retiramos el lomo de la sal, lo limpiamos bien, lo secamos y preparamos las especias.
Pelamos los ajos y los machacamos en el mortero; incorporamos el tomillo, el orégano, el romero, pimentón, pimienta molida, vino blanco y aceite de oliva virgen extra, mezclamos bien.
Con esta mezcla frotamos el lomo y cubrimos toda la pieza de carne, presionando para las especias se queden adheridas. Envolvemos el lomo en papel film y lo dejamos reposar en la nevera durante 3 días.
Ahora solo nos queda ponerlo a curar en un lugar fresco y seco, colgado de un trozo de cuerda atada en un extremo de la malla.
Ahora es cuestión de tiempo. Dejamos curar el lomo hasta que esté en el punto de curación que más nos guste. Dependiendo del grosor, el frío y la humedad, el tiempo puede variar.
En unos 30 días estará listo para degustar y disfrutarlo.
 
¡Que lo disfrutéis!
 
Valora este artículo
(6 votos)
Encarni Jimenez

Enamorada de la cocina, soy además ama y reina de mi casa. Modista profesional, me gusta leer, escuchar música, hacer ganchillo, tejer con dos agujas y volar en autogiro.. ¿sorprendid@?

volver arriba

jmmyc.es

Top Desktop version