Cocinando con Encarni

Switch to desktop Register Login

Naranjas confitadas

Naranjas confitadas Naranjas confitadas
Naranjas confitadas
Ya estamos a las puertas de Navidad y es el momento de ir preparando nuestros dulces típicos de estas fechas.
La receta que hoy os traigo son unas naranjas confitadas, una riquísima golosina ya sea sola como en esta receta o recubierta de chocolate, ideal para acompañar un café.
Sirven además para adornar numerosos dulces. En esta ocasión yo he preparado estas delicias para emplearlas para decorar el roscón de Reyes.
Muy fáciles de preparar. Simplemente se trata de cocer durante un largo rato las rodajas de naranja en un almíbar, con agua y azúcar.
Yo te recomendaría que las pruebes, ya que no tienen nada que ver con las que podemos comprar en cualquier supermercado.
 

Ingredientes:

2 naranjas
400 gr de azúcar
200 ml de agua
Para el primer hervor:
30 gr de sal
Agua suficiente para cubrir las rodajas de naranjas
 

Elaboración:

Lavamos las naranjas con la ayuda de un cepillo bajo el chorro de agua, para retirarle todas las impurezas que pueda tener la piel.
Cortamos en rodajas finas con su piel con la ayuda de un cuchillo bien afilado.
Las ponemos en una cazuela cubiertas con agua fría y la sal, dejamos hervir unos 10 minutos. Tiramos este agua.
Colocamos las rodajas de naranja en un escurridor bajo el grifo con un chorro suave de agua y las lavamos con cuidado para no estropearlas. Con este proceso conseguimos quitar el amargor que pueda tener la cáscara.
En una cacerola ponemos el agua, el azúcar y las naranjas y dejamos que se cueza a fuego lento. Movemos con cuidado de vez en cuando moviendo la cacerola por su asa. No tocamos las naranjas para que no se rompan, Cocemos durante 80-90 minutos.
Una vez cocidas las retiramos del fuego y dejamos reposar hasta el siguiente día (el almíbar se habrá consumido casi en su totalidad).
Ponemos las rodajas a escurrir sobre una rejilla y dejamos que se sequen.
Para conservarlas las podemos congelar envueltas en papel de horno, guardadas en un tarro hermético, o dejarlas en el almíbar en un recipiente cerrado en la nevera.
El almíbar lo podemos utilizar para preparar algún bizcocho de chocolate, un flan o para cualquier otro dulce que le nos guste con un toque de cítrico.
 
¡Que lo disfrutéis!
 
Valora este artículo
(1 Voto)
Encarni Jimenez

Enamorada de la cocina, soy además ama y reina de mi casa. Modista profesional, me gusta leer, escuchar música, hacer ganchillo, tejer con dos agujas y volar en autogiro.. ¿sorprendid@?

volver arriba

jmmyc.es

Top Desktop version